Lágrimas doradas

Lágrimas doradas

Caminé la jungla
de cemento y carne.
Un decenio largo...
Mejillas arañadas
los pies cansados
Topé con el ídolo
de oro el alma
de piel rosada
Actuó su magia
levité en la jungla
de madera y carne
Después...
cuestioné en exceso
al ídolo de oro el alma
y la piel rosada
se peridó en la jungla
de letras y luz

Regresé a la jungla
de cemento y carne
y lloré en silencio
lágrimas doradas.

José Andrés de Vera y Paysal
21 de octubre de 2012


Entradas populares